7 consejos para elegir una buena niñeraOctubre 2014

Cuando llegue el momento de elegir guardería para tu bebé, una niñera que viva en tu casa ofrece algunas ventajas importantes: están constantemente disponibles para tu hijo, les permiten mantener la misma rutina y ambiente familiar, y significa que no necesitas recoger a tu hijo en el camino del trabajo a la casa. Pero luego está la cuestión de encontrar la candidata perfecta! Echa un vistazo a nuestros consejos para asegurarte que la búsqueda de una niñera no se convierta en una batalla cuesta arriba.

 

1. Haz contacto inicial por teléfono

Para ahorrar tiempo, pre-selecciona las candidatas por teléfono: esto te permite hacer un filtro inicial, eliminando las que viven muy alejadas, cuyas horas o fechas de vacaciones no son convenientes, que buscan un salario más alto del que puedas pagar, o con los que simplemente no haces mucha química. Selecciona por lo menos tres para conocer en persona y así puedas comparar.

 

2. Prepárate para las entrevistas con antelación

Elabora una lista de preguntas antes de reunirte con las niñeras que has seleccionado. Toma nota de todos los puntos prácticos para cubrirse (horas, días de vacaciones, salario...), así como las cuestiones de crianza de niños que son particularmente importantes para ti: ¿cómo manejará el llanto de tu bebé, o los casos en que un niño mayor se niega a hacer lo que se les dice o es exigente con su comida? ¿La niñera respeta las siestas naturales de los niños, o los pone a dormir fuera de sus horas?

Piensa también en cuestiones que podrían causar que los verdaderos problemas si no se aclaran de antemano, por ejemplo, ¿fuma? ¿Es capaz de quedarse hasta tarde a veces, si tienes visitas inesperadas? ¿Podrá preparar la comida de tu hijo o le tengo que dejar platos preparados? Toma tiempo para pensar con antelación sobre qué es lo más importante para ti!

 

3. Pide referencias

Para desempeñar este papel no se requiere ninguna cualificación especial. En consecuencia, no sólo debes pedir a los solicitantes acerca de su formación y experiencia profesional, también - de hecho, por encima de todo - pide los datos de contacto de las familias que han trabajado en el pasado. Una rápida llamada telefónica será suficiente para obtener su opinión sobre el solicitante.

 

4. Conversa abiertamente sobre las tareas de la niñera

Mientras que el bebé está despierto, la niñera se ocupa plenamente de su cuidado. Pero ¿qué pasa durante las siestas, qué tan largas pueden ser cuando se trata de bebés? Algunas niñeras están de acuerdo en asumir tareas menores de limpieza: planchar, cocinar, lavar los platos, poner en orden... Otras sólo cobran menos de su tarifa durante las horas en que el bebé está durmiendo. Para evitar cualquier insatisfacción por tu parte, o la de tu niñera, hablar sobre este aspecto antes de que comience el contrato!

 

5. Habla acerca de la rutina diaria

Durante la semana, tu bebé probablemente pasará, tanto o más tiempo despierto con la niñera que como lo hace contigo. Por tanto, es crucial que la niñera piense en las horas de vigilia de tu hijo! Pregúntale cómo organizaría un día típico con tu hijo, qué actividades puede realizar, dónde y cuándo se llevarán a cabo, si ella lo llevará a lugares donde puede conocer a otros niños, etc

 

6. Conoce a las candidatas con tu hijo

¿La niñera aborda a tu hijo directamente, o sólo habla contigo? ¿Parece estar a gusto con el niño; es cálida, cariñosa? ¿Tu hijo está a gusto con ella o se niega a acercarse? Existen algunos indicadores que son siempre fiables!

 

7. Papeles, por favor!

Un detalle que puede resultar decisivo en el caso de un problema: no olvides solicitar a tu niñera una fotocopia de su documento de identidad o permiso de residencia si es desde el extranjero.

 

 

Tu valoración

Enviar un mensaje

VER TAMBIÉN: